¿Qué es el aborto bioquímico?

Aborto bioquímico

Un aborto bioquímico es un buen factor pronóstico de cara a futuras transferencias embrionarias.

Fecundación in vitro e ICSI

Habitualmente, en los procesos de fecundación in vitro (FIV) y de inyección intracitoplasmática (ICSI), pasadas 2 semanas, contando desde la extracción de los ovocitos y 8-10 días después de la transferencia embrionaria, se realiza un análisis de sangre para determinar los niveles de la hormona beta-hCG, que es generada por el embrión y pasa a la madre a través de la placenta.

Un resultado positivo constituye la primera señal de que se ha producido la implantación embrionaria.

Sin embargo, en un 10% de los casos, una nueva prueba realizada pocos días después da negativo y el embarazo no se llega a confirmar nunca ecográficamente.

A esta situación se la denomina aborto bioquímico, embarazo bioquímico o microaborto.  Lo que sucede es que se produce la implantación del embrión, pero se interrumpe su desarrollo unos pocos días después, sin que se conozcan las causas.

El embrión se desprende del endometrio y posteriormente es eliminado con la menstruación sin necesidad de recurrir a un legrado o un tratamiento farmacológico. Todo ocurre de forma imperceptible para la mujer, salvo por el análisis de sangre inicial que ofrece una beta-hCG positiva.

Se ha comprobado que en las mujeres que han sufrido un aborto bioquímico, las posibilidades de éxito de una nueva transferencia embrionaria son mayores.

El aborto bioquímico en los embarazos naturales

En realidad el aborto bioquímico es un hecho que se produce también en los embarazos naturales, pero que habitualmente pasa desapercibido, ya que se confunde con un retraso normal de la regla.

No obstante, en la actualidad, dado que las pruebas de embarazo comienzan a ser muy precisas incluso en los primeros días de gestación, puede darse un primer resultado positivo que posteriormente desmiente la regla o una nueva prueba.

Pero desde la perspectiva de la reproducción asistida la cuestión más importante que habitualmente se plantean las parejas es cómo condiciona un aborto bioquímico al éxito de una futura transferencia de embriones.

Tras el aborto bioquímico

La respuesta a esta pregunta viene de la experiencia clínica y es a todas luces positiva, pues se ha comprobado que en las mujeres que han sufrido un aborto bioquímico, las posibilidades de éxito de una nueva transferencia embrionaria son mayores.

Ello no quita, sin embargo, que la noticia de que se ha producido un aborto bioquímico suponga en la mayoría de los casos un impacto emocional negativo equivalente, o incluso mayor, al del fracaso radical.

La ansiedad por lograr el embarazo y saber que se había implantado el embrión pero que la gestación se ha interrumpido casi de inmediato, afecta sin duda al estado de ánimo de la pareja.

De ahí que la información previa que se ofrece a la pareja antes de iniciar un procedimiento de reproducción asistida sea muy importante. Nunca es sencillo lograr el embarazo a la primera, pero un aborto bioquímico aumenta las posibilidades de éxito en los siguientes intentos.

¿Qué es el cariotipo y por qué es importante en reproducción asistida?

Embarazo múltiple en reproducción asistida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.