Consejos antes de la fecundación in vitro

Si vas a iniciar un tratamiento con FIV, te damos algunos consejos antes de la fecundación in vitro, que seguramente puedan ayudarte a reducir el estrés y a controlar mejor el temor y la incertidumbre

Resolver bien todas las dudas

Antes de comenzar el tratamiento la fecundación in vitro, infórmate bien de todo. Acude a un centro especializado en reproducción asistida que cuente con profesionales experimentados que puedan proporcionarte la información en detalle sobre el procedimiento y resolver tus dudas

Apoyo psicológico

Busca un abordaje integral: la FIV no solo tiene un impacto físico sino también emocional, por lo que es fundamental que el equipo de profesionales que lleva tu caso te dé apoyo psicológico a lo largo de todas las fases

Apóyate en las personas que quieres

Apóyate en tu pareja: si tienes pareja, debes implicarle en todo el tratamiento para que pueda apoyarte en los momentos de bajón emocional. Si no tienes pareja, es importante que tus familiares y amigos conozcan tu situación para que puedan animarte y darte el apoyo que necesitas en cada momento

Simplifica tu vida

El estrés es un gran enemigo de la salud física y emocional. Si tu día a día normal es muy demandante, tal vez haya llegado el momento de pisar el freno y afrontar este momento con más calma, estableciendo nuevas prioridades. El ejercicio físico moderado también puede ayudarte a reducir el estrés

Cambios saludables en tus hábitos

La FIV puede implicar cambios en tus hábitos de vida y en tu alimentación. Sigue todos los consejos antes de la fecundación in vitro que te den los médicos y si ves muy complicado introducirlos en tu vida diaria, habla con los especialistas para que te ayuden en el periodo de adaptación.

Inicio del tratamiento de FIV

Iniciar el tratamiento de FIV puede desencadenar sentimientos ambivalentes, que van desde el miedo, el pesimismo y la incertidumbre hasta la alegría y la esperanza.

Además, el deseo de maternidad y el temor a que el tratamiento de reproducción asistida fracase puede hacer que aparezcan cuadros de estrés y ansiedad.

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida que permite que muchas parejas con problemas de fertilidad puedan cumplir su sueño de tener un bebé.

FIV en varias fases

El proceso de FIV se constituye de varias etapas:

  • Comienza con la estimulación ovárica mediante administración de medicación hormonal inyectable para desarrollar el crecimiento de los folículos ováricos.
  • Una vez desarrollados, se extraen los ovocitos mediante una fina aguja antes de que los folículos los liberen para que transiten de manera natural por las trompas de Falopio hacia el útero.
  • Los óvulos extraídos son fecundados en el laboratorio por espermatozoides de la pareja o procedentes de una donación (banco de semen) y cultivados.

Cuando lo determine el especialista, los embriones desarrollados se transfieren al útero de la mujer y se administra tratamiento de soporte con progesterona para favorecer su correcta implantación y desarrollo en el útero. A continuación, comenzará un periodo de espera, tras el cual habrá que realizar una prueba de embarazo que confirme si el tratamiento ha tenido éxito o si debe repetirse.

Por lo tanto,  si sigues estos consejos antes de la fecundación in vitro, te ayudarán a gestionar todas y cada una de estas etapas que se convierten en  pruebas a superar, y el hecho de superarlas no implica el éxito del tratamiento, ya que en el resultado pueden influir otros factores.

Pareja de lesbianas quieren ser madres: Método ROPA

¿Qué es el crecimiento folicular?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.