¿Cómo saber si soy fértil?

Cómo afecta el estrés y la ansiedad en el proceso de reproducción asistida

Para saber si una persona es fértil, es necesario elaborar una historia clínica,instrumento básico de toda actuación médica, y por tanto es imprescindible para estudiar a las parejas con alteraciones reproductivas. A continuación os detallamos en qué consiste este estudio:

  1.  Entrevista por parte del especialista en reproducción, con el fin de conocer los antecedentes familiares, personales y reproductivos de ambos miembros de la pareja.
  2. Se pregunta a la pareja sobre síntomas que sugieran alteraciones que impidan no quedarse embarazada.
  3. Se solicitan las pruebas diagnósticas para confirmar si la pareja es fértil.

Sólo debemos considerar de aplicación sistemática tres tipos de pruebas:

Análisis de calidad del semen

Se realiza mediante seminograma y test de capacitación espermática con el objetivo de saber si el hombre es fértil.
La calidad del semen se valora, de forma inicial, mediante el seminograma con test de capacitación espermática. El seminograma analiza un conjunto de características seminales, entre las que destacan:

  • La concentración de espermatozoides presentes en el eyaculado.
  • Su movilidad.
  • Su morfología.

El grado de las alteraciones del seminograma se relaciona con la probabilidad de lograr una gestación espontánea.

Funcionalidad del útero

Pruebas de normalidad anatómica y funcional del útero y las trompas de Falopio.
La normalidad estructural y funcional del útero y las trompas, se investiga mediante pruebas diagnósticas de imagen:

  • La ecografía transvaginal: permite conocer la morfología del útero, visualiza alteraciones como miomas, anomalías congénitas y otras. También es útil en el diagnóstico de algunas alteraciones en las trompas de Falopio, como los hidrosálpinx (presencia de líquido en las trompas de Falopio).
  • La histerosalpingografía es una radiografía de abdomen que se realiza introduciendo previamente a través del cuello uterino un contraste radiológico líquido. El objetivo es rellenar la cavidad uterina y las trompas de Falopio y obtener imágenes de las mismas. Esta prueba permite conocer la forma de la cavidad uterina e informa sobre el trayecto, movilidad y permeabilidad de las trompas de Falopio.

Los ciclos ovulatorios

Pruebas para establecer la existencia de ciclos ovulatorios y determinar la reserva ovárica
La existencia de ciclos ovulatorios  y la función hormonal del ovario son los aspectos básicos más difíciles de evaluar. Se afirma que la única prueba inequívoca de que no existen alteraciones es que la mujer consiga el embarazo. Sin embargo, existen varias pruebas para poder diagnosticar estas alteraciones.

  • Ciclos menstruales: la existencia de menstruaciones regulares es un indicio de función ovárica y ovulatoria mantenida.
  • Ecografía: la exploración ecográfica de los ovarios, en uno o varios momentos del ciclo, puede ser de gran utilidad en el diagnóstico de una función ovárica normal o alterada. Es una herramienta fundamental para visualizar la existencia de folículos en el ovario, que nos puede orientar sobre la reserva ovárica. La ecografía también permite valorar los cambios que se producen en el endometrio durante cada fase del ciclo ovárico, así como diagnosticar la presencia de determinadas patologías, tanto en los ovarios como en el endometrio.
  • Analítica hormonal: los niveles de hormona folículo estimulante (FSH) y estradiol en la fase folicular precoz (entre el segundo y el quinto día del ciclo), informan sobre el estado de la reserva ovárica. Los niveles de hormona luteinizante (LH) y progesterona se alteran en casos de trastornos ovulatorios.

La fertilidad y el sistema inmune

Infertilidad masculina: Causas y prevención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.