Infertilidad femenina: ¿Cuáles son sus causas?

La infertilidad femenina está presente en el 80% de los casos de infertilidad de la pareja, siendo la única causa en el 50% de los casos, mientras que en el 30% restante confluyen situaciones de ambos miembros de la pareja.

El 50% de los casos de infertilidad de una pareja se debe exclusivamente a la mujer

Las causas de infertilidad femenina son muy diversas, si bien hay que establecer claras diferencias entre la infertilidad primaria (cuando no se han tenido previamente hijos) y la secundaria (cuando se ha tenido al menos un hijo).

Infertilidad femenina

Existen diferentes situaciones que originan en la mujer problemas de ovulación, obstáculos para que el óvulo fecundado no se fije en el endometrio o que se produzca un aborto espontáneo:

  • Síndrome antifosfolipídico y otras enfermedades autoinmunes.
  • Malformaciones congénitas del aparato reproductor.
  • Obstrucción de las trompas de Falopio.
  • Alteraciones en el equilibrio hormonal.
  • Miomas o pólipos en el útero o el cuello uterino.
  • Cáncer de útero, ovario o cuello uterino.
  • Haber sido sometida a un tratamiento oncológico.
  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Trastornos de la coagulación.
  • Ovario poliquístico.
  • Endometriosis.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Edad avanzada.
  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Alcoholismo o tabaquismo.
  • Enfermedad tiroidea.
  • Enfermedades posteriores al último parto (diabetes, problemas de tiroides o hiperprolactemia).
  • Enfermedades genéticas.

Prevención

En algunos casos, las causas de la infertilidad femenina se encuentran en sus hábitos de vida y, consecuentemente, son prevenibles. No fumar, ni beber alcohol, ni consumir drogas forman parte de este capítulo, pero también el mantener una dieta equilibrada, realizar ejercicio regularmente pero sin excesos. Finalmente, hay que mencionar a las prácticas sexuales sin protección cuando no se tiene pareja estable.

También es importante la detección y correcto tratamiento de enfermedades que puedan afectar a la fertilidad, por lo que someterse a revisiones médicas periódicas (no sólo ginecológicas) puede ser una buena manera de evitar situaciones de infertilidad o revertirlas mediante un tratamiento adecuado.

Cabe, por último, hacer hincapié en el hecho de no retrasar el momento de la maternidad si se desea tener hijos, pues la edad es un factor determinante en el grado de fertilidad femenina.

Infertilidad masculina: Causas y prevención

¿En qué consiste el estudio inmunológico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.