¿Qué puede afectar a mi fertilidad?

¿Qué puede afectar a mi fertilidad?

Llevar una vida saludable es la mejora manera de garantizar que la fertilidad de una persona o pareja está intacta para poder engendrar hijos con normalidad

Existen muchos mitos y creencias, y pocas certezas científicas sobre cómo afectan los hábitos de consumo y salud a la fertilidad de mujeres y hombres.

Los riesgos ciertos son factores que pueden corregirse o, al menos, cuidarse, para no perjudicar a la salud y la fertilidad.

Cuidar de la salud cada día, evitar el sobrepeso, moderar el consumo de alcohol y evitar cualquier tipo de drogas, son cuestiones que siempre ayudan a mejorar la fertilidad.

La fertilidad y el sobrepeso

El sobrepeso y el alcohol son dos de las irregularidades que más afectan a la fertilidad de hombres y mujeres

Se considera demostrado que la obesidad y el sobrepeso no son buenos para que las mujeres se queden embarazadas. La capacidad reproductiva de la mujer se ve mermada cuando, por razones de sobrepeso, se altera el ciclo menstrual, el desarrollo del óvulo o el endometrio, que es donde anida el embrión.

Para controlar el sobrepeso se mide el Índice de Masa Corporal (IMC), entendido como el coeficiente entre el peso de cada personas y su estatura elevada al cuadrado.

Existen unos cálculos a tener en cuenta, partiendo de la base de que cuando ese resultado es superior a 25, existe sobrepeso.

  • En el caso de la fertilidad femenina, se estima que por cada unidad que ese cálculo supere 29, habrá un 5% menos de posibilidades de quedarse embarazada en el primer año. Es una estimación equivalente a aumentar en un año la edad de la mujer.
  • Cuando existe un sobrepeso que supera ese índice de 29 en el caso de las mujeres, también aumentan las posibilidades de tener un aborto.

En estos casos de obesidad y sobrepeso es muy recomendable consultar siempre a un especialista, no sólo para conocer las opciones y los riesgos ante el embarazo, sino para tener una gestación más saludable.

En el caso de los hombres, parece demostrado que un exceso de peso tiene relación con un menor apetito sexual, menor frecuencia en las relaciones sexuales y más problemas de disfunciones eréctiles.

Dieta y ejercicio físico

Cuidar la dieta y hacer ejercicio físico es luchar contra el sobrepeso y, por lo tanto, son buenas opciones para mejorar la fertilidad.

No obstante, hay que tener cuidado en ambos aspectos. El ejercicio físico debe hacerse de forma moderada y sin excesos, dado que demasiada intensidad en los entrenamientos puede alterar los ciclos y el apetito sexual.

Hay que advertir que no existe aún evidencia científica para recomendar dietas milagrosas que mejoren la fertilidad, pero es evidente que siempre es bueno seguir una dieta equilibrada e intentar mejora nuestros hábitos dietéticos.

Sí es cierto que hay unas cuestiones básicas que a veces han demostrado ser buenas para la fertilidad, como ingerir mayor cantidad de ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), disminuir las grasas u optar por la dieta mediterránea.

Tabaco y alcohol

Frente a la indefinición anterior, está demostrado que fumar disminuye la fertilidad natural, tanto en mujeres como en hombres. Y también reduce las posibilidades de éxito de técnicas de reproducción asistida.

El consumo de alcohol también es perjudicial en la mujer porque se puede alterar el ciclo de la ovulación, se recorta la calidad embrionaria y se altera la implantación del embrión.

El alcohol en el varón también altera la calidad del semen, influye en la libido y puede provocar alteraciones en la erección.

En el caso del café, hay que saber que si se consumen altas dosis de cafeína (más de 100 gramos al día, equivalentes a unas 5 tazas de café) se incrementa el riesgo de tener abortos.

Estrés

Con respecto a la influencia del estrés en la fertilidad, los estudios son controvertidos. Muchas parejas piensan que el estrés es el causante de su infertilidad, pero existen parejas que con altos niveles de estrés consiguen embarazo.

Se basan en creencias y mitos de que es mucho más fácil quedarse embarazada en vacaciones o en momentos de relax, pero nada de ello está contratado con algún estudio científico.

Lo único cierto es que el estrés y la ansiedad afectan mucho a las relaciones en pareja, algo que siempre disminuye la libido y la frecuencia de relaciones. Está también demostrado que el estrés es la principal causa de abandono de tratamientos de reproducción asistida.

Infografía factores fertilidad

Recomendación

Lo más recomendable para una pareja que se está planteando tener hijos es seguir unos hábitos saludables, abandonar el tabaco, hacer ejercicio de forma moderada, controlar el consumo de alcohol y cafeína,  y erradicar radicalmente el consumo de drogas.

Pruebas de fertilidad, ¿qué son?

Calculadora de fertilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.