¿Qué es el síndrome de ovario poliquístico?

Síndrome de ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico se manifiesta con un desequilibrio hormonal que afecta a la capacidad reproductiva de la mujer.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una de las enfermedades más frecuentes en las mujeres en edad fértil, pues afecta al 5-10% de este segmento de población, y una de las principales causas de infertilidad femenina.

Aunque en la mayoría de los casos el diagnóstico se produce a edades comprendidas entre los 20 y 30 años o más tarde, al presentarse problemas de infertilidad, esta patología puede afectar también a adolescentes una vez que han tenido su primera regla.

Características del síndrome de ovario poliquístico

La principal característica del síndrome de ovario poliquístico es un notorio desequilibrio hormonal. No está claro cuáles son las causas de las alteraciones hormonales que causan esta patología femenina.

Sin embargo, es frecuente que cuando una mujer la sufre haya antecedentes en el entorno familiar inmediato (madre o hermanas), por lo que los expertos barajan la posibilidad de que existan factores genéticos o medioambientales que favorezcan su desarrollo.

La principal característica del síndrome de ovario poliquístico es un notorio desequilibrio hormonalque afecta al organismo de la mujer de diferentes formas y que puede interferir negativamente en la función reproductiva.

Esta disfunción afecta a diferentes hormonas: estrógenos, progestágenos, andrógenos, la hormona estimulante del folículo (FSH), la hormona luteinizante (LH), etc., lo que puede llegar a dificultar e incluso impedir a los ovarios la correcta maduración de los óvulos, ocasionando amenorrea (ausencia de menstruación), anovulación (falta de ovulación), oligo-ovulación (ovulación irregular), etc. Obviamente, todo ello puede generar situaciones de clara infertilidad, pero también puede afectar al organismo de diferentes formas.

Síntomas

La denominación de esta enfermedad al hecho de que en muchos casos se detecta la presencia de múltiples quistes en uno o los dos ovarios que se forman al no liberarse  los óvulos maduros, por lo que permanecen en el ovario, rodeados de algo de líquido y acaban enquistándose.

Muchas de las mujeres que sufren el síndrome de ovario poliquístico pueden revertir la infertilidad

Sin embargo esto no es siempre así, sino que se producen otros síntomas que afectan tanto al aspecto general de la mujer como a su organismo. Muchos de estos síntomas, que pueden empezar a manifestarse desde la pubertad, tienen que ver con un exceso de andrógenos:

  • Hirsutismo, con presencia de vello en el torax, la cara, el abdomen y en torno a los pezones.
  • Acné.
  • Alteraciones de la piel, con la aparición de marcas y pliegues en torno a las axilas, la ingle, el cuello y las mamas.
  • Pérdida de densidad en el cuero cabelludo.
  • Adelgazamiento del cabello de la cabeza en el área de la sien denominado patrón de calvicie masculina.
  • Agrandamiento del clítoris.
  • Engrosamiento de la voz.
  • Reducción del tamaño de los pechos.

Alteraciones en el ciclo menstrual

Asimismo, el síndrome de ovario poliquístico, además de las alteraciones del ciclo menstrual y la ovulación que propician la infertilidad, puede repercutir en el estado de salud general de las pacientes, favoreciendo la aparición de:

  • Obesidad.
  • Insulinorresistencia.
  • Diabetes.
  • Hipertensión arterial.
  • Hipercolesterolemia.
  • En caso de quedar embarazadas, presentan un mayor riesgo de aborto espontáneo durante el primer trimestre, además de poder sufrir hipertensión arterial y diabetes gestacionales.

Con el tratamiento adecuado muchas de las mujeres que sufren el síndrome de ovario poliquístico pueden revertir la infertilidad y lograr el embarazo de forma natural, aunque en ocasiones puede ser necesario recurrir para ello a las técnicas de reproducción asistida.

¿Cuándo debo acudir a un especialista en reproducción asistida?

¿Acupuntura y fertilidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.